jueves, 2 de febrero de 2012

Masones ¿ Secta,religion,espiritismo,magia?


Seguramente, cuando estudiamos historia en el colegio escuchamos miles de veces los nombres de José Miguel Carrera, Bernardo O´Higgins, Manuel Blanco Encalada y Pedro Montt, quienes compartían diferentes ideales políticos, religiosos y sociales. Es el caso, además, de Arturo Alessandri Palma, Carlos Ibáñez del Campo y Salvador Allende, entre otros, separados por diferentes épocas. Sin embargo, a todos ellos los une un pasado en común. De alguna manera todos ellos y muchos más se vincularon a la Masonería u organismos que funcionaban como Logias como el caso de las Lautarinas.

Quién podría imaginar que integrantes de la derecha y la izquierda política chilena pertenecen a una orden secreta, que en este último tiempo ha experimentado una apertura ante la sociedad: La Masonería.-

Gran parte de las personas tienen un concepto de ella, que nace debido al nivel de desconocimiento que existe. Algunas veces, estas definiciones no son las más apegadas a la verdadera esencia de un masón.

En la página oficial de la masonería chilena se narra así el origen de la orden: “La masonería que da origen a la actual "Gran Logia de Chile", surge en el puerto de Valparaíso el 7 de julio de 1850, al fundarse "L'Etoile du Pacifique" por un grupo de artesanos franceses emigrados al principal puerto chileno. Tres años más tarde, de su seno, por iniciativa de Manuel de Lima y Sola, se funda la "Unión Fraternal", primer taller masónico formado por chilenos y de habla castellana. El 24 de mayo de 1862 "Unión Fraternal", "Fraternidad" (de Concepción), y "Orden y Libertad"; (de Copiapó) se independizan del Gran Oriente de Francia y, junto a la Logia "Progreso" fundada en Valparaíso el mes anterior, dan origen a la Gran Logia de Chile”.

El origen de la logia en el mundo aún no es claro, lo que si se conoce es que la historia de la masonería está íntimamente ligada a la historia de los constructores, arquitectos y albañiles de la antigüedad. Existen muchas personas que afirman que el origen de esta fraternidad es milenaria, y se relaciona con la construcción del Gran Templo de Israel a cargo del Rey Salomón, la sitúan en el antiguo Egipto, Grecia o Roma, incluso en las Constituciones de Anderson (1723) y además se remontan a la era de Adán y Eva hasta pasan por Jesucristo. Todo esto es falso y son simples alegorías y se relaciona con metáforas masónicas que pretenden ilustrar los principios y valores de la orden.

El principio de la fraternidad se remonta a Europa, en la Gran Logia Unida de Inglaterra. Los primeros indicios de su existencia se remontan al siglo XIII, época en que algunos albañiles (en francés, maçons) comenzaban a independizar sus gremios de la tutela de los benedictinos. Con el paso de los siglos la Orden comienza a esparcirse por todo el mundo, pero es en Estados Unidos donde encuentra su mayor fuente de crecimiento, ya que destacados fundadores de esa nación como Washington y Franklin entre otros fueron destacados miembros de logias que se instalaron a fines del siglo 18 en la ex colonia inglesa. Estados Unidos fue concebido como una nación basada en los simbolismos de la Masonería. La ubicación de sus principales edificios y monumentos en su capital, Washington están trazadas de acuerdo a símbolos masónicos. La primera piedra de la sede del Congreso de Estados Unidos: El Capitolio inició su construcción tras la colocación de la primera piedra durante un rito masónico que fue encabezado por el propio George Washington.

En Chile, como en todos los países donde se ha establecido, la Masonería ha tratado de desarrollar sus principios de moral y de cultura y de realizar su obra de bien social. Estos postulados no se han cumplido del todo, ya que siempre surgen situaciones que atentan contra dichos proyectos.-

¿Quiénes pueden ingresar a una logia?

El ingreso a la orden se produce únicamente a través de la invitación de un miembro de la logia, que ve características que sobresalen entre otros hombres. El futuro postulante posee virtudes que ameritan su ingreso como “ser un hombre digno, amante del derecho, de la virtud, defensor de la inocencia ultrajada, y de los ofendidos por la mentira, la calumnia o la injusticia”, según la revista oficial de la masonería chilena.

El iniciado en la orden masónica debe cumplir ciertos requisitos, según la “Revista Masónica de Chile” edición 5/6, año 2007 señala “la orden elige hombres partiendo por el principio de la honradez ordinaria”, además “el propuesto debe buscar su perfección personal. Incluso superando sus defectos de herencia, empezando por conocerse así mismo” y el último requisito y más importante “estar dispuesto a trabajar por el bien de la humanidad”.

Postulados de la Masonería

La pregunta surge por si sola ¿En qué creen los masones? El Gran Maestro Juan José Oyarzún ha explicado en diversas entrevistas que hoy como ayer, la masonería cree que una sociedad mejor que la actual puede y debe ser construida con el concurso de los principios de la orden y también de los valores que ellos conllevan. Oyarzún agrega que todo hombre tiene derecho a contemplar el mundo desde su lugar y ese es su horizonte y derecho y se rechaza a todo aquel que intente imponer un horizonte pregonando que es el único real y verdadero. Dice que a la Logia concurren los masones a lograr el diálogo para evitar el peligro del silencio. A reconquistar un espacio para la razón donde han tratado de amordazarla. La orden es una institución esencialmente humanista, le preocupa e interesa el bien estar del ser humano, todo pensamiento o actos que realiza van en beneficio de ellos, así se define en la “Revista Masónica de Chile”, por este motivo que precisa ciertos postulados en su pensamiento, como la libertad, igualdad, fraternidad, tolerancia, humanismo, universalidad, filantropía y laicismo. Podríamos definir cada concepto pero se volvería interminable. La virtud que la fraternidad destaca en su corriente es la tolerancia, definimos tolerancia como “la capacidad de un individuo de aceptar una cosa con la que no está de acuerdo”. Es este valor uno de los pilares fundamentales dentro de la orden. La falta de tolerancia ha llevado a la humanidad a cometer los más grandes crímenes y desgracias en nuestra historia.

Otras miradas de la masonería

Según el antropólogo Milkan Aymans, la masonería “sigue siendo una especie de secta demasiado exclusiva e influyente que segrega a una cantidad importantes de personajes”. El profesional indica que los masones son contradictorios ya que “albergan en su seno a personas con miradas muy distintas de la realidad” en este caso se cita a “Salvador Allende y Augusto Pinochet".
Aymans además admite que actualmente la masonería tiene una influencia tremenda y que no la ha perdido con el tiempo sino que la “solidificado y aumentado”, “hoy todas las instituciones políticas en Chile tienen miembros importantes de las logias masónicas” declara el antropólogo y finaliza “la influencia masónica debe ser importante siempre y cuando estén dentro de la lucidez y reflexión”.

Grandes mentiras

En el ámbito religioso, se cree que los rituales masónicos son una ofensa y blasfemia en contra de Jesucristo y la Iglesia Católica, esto ocurre al grado de especulación de las personas. Pero esto se contradice con uno de los principios de la logia que señala el respeto por las creencias ajenas y los llama a ser tolerantes.

Visión de la Iglesia Católica
El vicario general del arzobispado de La Serena, el padre Marcelo Gallardo, da a conocer desde una mirada muy general la visión de la masonería por parte de la Iglesia Católica, comentando acerca del conflicto eclesiástico-masónico que ha existido por siglos entre estas dos grandes instituciones el cura señala que “los masones frente a cualquier grupo que tenga una mirada que obstaculiza a libertad y desarrollo del ser humano, van a tener una tendencia negativa frente a esta como ocurre con la Iglesia”. El sacerdote además explica que el conflicto eclesiástico-masónico tiene sus inicios en la Revolución Francesa la que tuvo un fuerte rechazo hacia la iglesia católica y que fuera impulsado por masones. Además Gallardo asevera que “la masonería es una religión sin dios” ya que no posee un referente explicito y agrega que “este grupo no es una secta y que todos los movimientos o grupos tienen ritos, incluso dentro de la iglesia católica existes corrientes que tienen sus ritos y practican el secretismo”.
El padre Marcelo Gallardo finaliza y alude que la masonería “mira en menos al hombre religioso que deja un espacio en su vida para dios”. Actualmente dentro de las logias masónicas existen personas que son católicos y están insertos en estos dos grupos, ¿tendrán algún problema?.

Paramentos
Otra cosa que identifica a los masones es su vestimenta la que entre ellos recibe el nombre de “Paramentos”, consiste en un “mandil”, tela que cubre la parte delantera de su pelvis, además utilizan una banda terciada de colores blanco y rojo.
El mandil tiene un significado especial, representa un overol que utilizan para realizar su trabajo (simbólicamente), en los recién iniciados este mandil (blanco) posee una extensión hacia arriba cubriendo su pecho, esto también posee un significado, según Juan Pérez integrante de una logia masónica, este mandil intenta cubrir a los aprendices del trabajo que realizan, protegiéndolos ante cualquier cosa que los pudiera lastimar ya que no están aun preparados para resguardarse solos. El grado de aprendiz es el primero de los 33º desconocidas categorías para la sociedad común.

¿Por qué se atribuye a la Masonería tanta influencia en la vida política y social del país?
Mientras Gobernaba Chile Juan Esteban Montero, que no era masón, la Gran Logia era regida por Eugenio Matte Hurtado, quien el 2 de junio de 1932 encabezó una reunión secreta en San Bernardo de militares y civiles, quienes organizaron un golpe contra el gobierno. En ella participaron Marmaduque Grove, el general Arturo Puga Osorio, los coroneles pedro Lagos Ariztia y Leocadio Arcaya, el mayor Aurelio Concha.
Entre los civiles estuvieron Carlos Dávila, Juan Antonio Ríos y Agustín Vigorena. Todos ellos con excepción de Dávila eran masones. El 4 de junio Juan Esteban Montero renuncio a la jefatura de estado, entregando el mando a una Junta Militar compuesta por el general Arturo Puga, ex Gran Maestro de la Gran Logia de Chile.
Tras los covulsionados días se llamó a elecciones, resultando ganador el ex presidente Arturo Alessandri Palma, otro masón, que se hallaba en ese momento en el exilio. Tras ello, la tradición cívica chilena volvió a su normalidad. La historia reconocería luego que se trató de iniciativas individuales, y no de la propia orden masónica chilena. Claro que con los años ha costado muchos años borrar la imagen de siniestros conspiradores golpistas que adquirieron los masones con esta desgraciada agresión a la democracia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario