domingo, 20 de marzo de 2011

Josefa Rosalia Luque Alvarez


Nació en la ciudad de Villa del Rosario, provincia de Córdoba República Argentina, el día 18 de marzo del año 1893. Siendo sus padres Don Rafael Eugenio Luque y doña Dorotea Álvarez. Educada en el Colegio de las Carmelitas Descalzas de la ciudad de Córdoba. Radicada desde el año 1932, en una isla del delta bonaerense en la localidad de Tigre.

Fundadora de la Escuela “Fraternidad Cristiana Universal” en el año 1938. Siendo sus fundamentos: “el cultivo interior” por el “conocimiento de sí mismo”, y la unión íntima con la Divinidad por la “meditación” conjuntamente con el buen pensar, sentir y obrar.

Siendo la tetralogía de la Obra, las bases del conocimiento espiritual, moral y ético.

Escritora de pluma ágil, con alas de cóndor, remontó los planos terrestres hasta posarse en la morada de los elegidos por la Eterna Ley para descorrer los velos del Archivo de la Luz donde está grabado con calcos a fuego la evolución de cada partícula de chispa divina emanada del Gran Todo Universal.

¿Qué vio su mente iluminada? ¡Formidables Apocalipsis presenció al descorrer un Arcángel, ante ella, el velo de desposada de la Maga Invisible de los Cielos, y dejar al descubierto las glorias, triunfos, luchas, abnegaciones sufrimientos y esplendores de la muerte de los amantes del Amor y la Justicia, por un Ideal de liberación humana!
¿Qué más? Las vidas de los misioneros divinos, que limpiando de malezas los campos, abrían surcos para la siembra del Amor Fraterno en las almas que serían las encargadas de hacerla fructificar el ciento por uno.
¿Y por último? Las vidas mesiánicas de un Arcángel del Séptimo Cielo de los Amadores, que dejando su morada de paz y amor, descendía a los planos terrestres para mezclarse con las pequeñas almas inconscientes de su destino, también para que de su mano, de su manto, nos prendiéramos los que queríamos dejar de ser almas que se revuelcan entre el lodo de las propias pasiones, de los deseos insatisfechos, de los egoísmos que fueron formando lacras y manchando la vestidura que cubre a la Esencia Divina.

¡Todo eso! ¡Mucho más! Vio en ese espejo brillante y límpido como no hay otro y descendiendo en raudo vuelo, pero con hondo dolor, traspasó al papel todo lo que su mente vio y su corazón sintió.

A ti, lector amigo, se te ofrece con todo amor, lo que su amor creó a través de más de treinta años de escritura: “Orígenes de la Civilización Adámica”, “Moisés”, “Arpas Eternas – Cumbres y Llanuras”, “Llave de Oro – Siete Portales”. Pequeñas joyas espirituales: “El Huerto Escondido”, “Paráfrasis de la Imitación de Cristo”, “Cinerarias”, prosa y poesía mística y profana.

En la lectura de su último escrito, iniciado el día 25 de junio del año 1960 y finalizado en el mes de junio del año 1965, te pido lo hagas con la sinceridad del que busca la Verdad, la Luz y el Amor.

Si al término de ella tu corazón encontró lo que ansiaba eleva una plegaria al Altísimo de eterno agradecimiento, y a ella la siempreviva de tu amor reflejado a tus semejantes.

Dejando la transcriptora de los Archivos de la Luz su morada terrestre el día 31 de julio del año 1965.
Así daremos cumplimiento en nosotros mismos al ideal de nuestro Divino Guía e Instructor: Ama a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo.

Origen de la Obra de Fraternidad Cristiana Universal siglo XX

La señora Josefa Rosalía Luque Álvarez se radica en el año 1932, en la Casa Negadá, ubicada en el arroyo Felipe, lª sección Delta, del partido de Tigre, provincia de Buenos Aires, República Argentina.

Acompañada por su esposo, madre y compañeros de ideales; con la finalidad de crear una pequeña granja que les permitiera la subsistencia y continuar con las actividades de la escuela espiritualista “Jesús de Nazareth”, que había dirigido en la ciudad de Buenos Aires.

En este lugar de retiro y soledad dio inicio al relato de los orígenes de nuestra actual civilización, escrituras que demandaron aproximadamente nueve años y que tituló Orígenes de la Civilización Adámica.

El día 28 de marzo del año 1938, por intermedio de la señora J. R. Luque Álvarez, el pensamiento Crístico funda­mentó la Institución Fraternidad Cristiana Universal, en estos parajes de la tierra.

Entidad que en dos ocasiones anteriores, siglo XV y XVI, intentara establecer el maestro Veritas (Melchor de Horeb) en España.

En el año 1940 se produce una gran inundación en el Delta, que cubre parte de la casa donde vivían; ante la precaria situación económica y la débil salud de la madre, de avanzada edad, resuelve ir a vivir a la localidad de Florida, partido de Vicente López, Provincia Buenos Aires.

Al poco tiempo de establecida, fallece su madre, Doña Dorotea Álvarez, y luego su esposo, Don Manuel Vázquez de La Torre, quien continuaría acompañándola en su misión como Guía familiar, desde el plano espiritual más cercano a la tierra.

En este lugar prosigue su misión escribiendo sobre la vida de Jesús de Nazareth, primera de sus obras que, con el título de Arpas Eternas, se publica en el año 1949. En un principio se imprime en fascículos y al poco tiempo en formato libro, en cinco tomos.

El acercamiento de lectores de la obra que desean colaborar en la difusión de la misma, permite que se emprenda la tarea de lograr una nueva y mejor edición de Arpas Eternas. Todo se logra gracias a aportes voluntarios que fueron devueltos con la venta de la misma obra.

Fue un gran esfuerzo pecuniario, pues no disponían de medios de fortuna, sino nada más que del sueldo de su trabajo o de pequeños ahorros.

Están en la mente y en el corazón los nombres de algu­nos de ellos, sería injusto dar a conocer algunos y no a otros que la memoria o falta de conocimiento puede dejar de lado. Además están escritos en sí mismos y en los anales de la Luz.

Hubo entre ellos quienes fueron peñascos firmes en su lealtad a la obra del Divino Maestro, cuando la ignorancia, la inconsciencia y la maldad pretendían derribar lo que con tanto sacrificio se estaba levantando.

La señora J. R. Luque prosigue su obra escribiendo Cumbres y Llanuras, y por último Moisés, iniciada el 25 de junio de 1960. Ambas fueron escritas en gran parte en Negadá, porque en el año 1953 regresa al Delta y prácticamente pasa en ella la mayor parte del tiempo. Se radica definitivamente en el año 1962 y fallece en el lugar el 31 de julio de 1965, a la edad de 73 años.

Sus cenizas están en “Negadá”. Su espíritu alimenta la idea que sustentó toda su vida.

Las obras transcritas por ella son las bases de la Escuela Fraternidad Cristiana Universal. En dichas obras están ence­rrados los conocimientos que fue posible dar en este tiempo, aportados por las escuelas de divina sabiduría existentes desde que la humanidad tuvo entre ella a los Guías e Instructores de almas.

Lo que se inició como un breve relato en el año 1932 demandó treinta años de actividades, con lo cual dio cum­plimiento a pactos preexistentes.

En el tiempo transcurrido desde el inicio de este movi­miento espiritualista cristiano aproximadamente en el año 1926, se fundamenta en el año 1938 y hasta el año 1965, los Guías e Instructores de la Escuela Fraternidad Cristiana Universal fueron dictando enseñanzas orientadoras para que hubiese un buen entendimiento acerca de qué es y qué debe ser para las almas que deseen afiliarse a la Santa Alianza del Cristo. Todas fueron transcriptas por la señora J. R. Luque .

Es lo que recopilé de sus manuscritos en esta carpeta, con la intención de que su lectura y análisis, en el tiempo de meditación, clarifique nuestra conciencia como hijos de Dios y seguidores del Ideal cristiano, y con el deseo de que aprovechemos su enseñanza y pongamos nuestra vida a tono con el Ideal.

Libros:

- Arpas Eternas.

- El vidente del sinai

- llaves de oros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario